"El nombre mismo del abogado suena como un grito de ayuda. 'Advocatus, vocatus ad', llamado a socorrer. Tambien el mèdico es llamado a socorrer, pero si solo se da este nombre al abogado quiere decir que entre la prestacion del medico y del abogado hay una diferencia, que, no advertida del derecho, es todavia descubierta por la exquisita intuiciòn del lenguaje. Abogado es aquel al cual se pide, en primera linea, la forma esencial de ayuda, que es, propiamente, la amistad"


[Francesco Carnelutti - "The Misfortunes of a criminal trial"]