El Despacho




El Despacho Lipera puede considerarse fundado en Catania el 5 de agosto de 1947, día en el que Pietro Lipera se inscribe en el Colegio de Abogados y en el de Procuradores de Catania.

Desde 1974 ha trabajado como jovencísimo alumno el hijo Giuseppe, actual titular del despacho, que poco a poco lo ha enriquecido de competentes colaboradores formados por él mismo ( pasantes para los primeros años que se convierten en verdaderos y propios “ sustitutos “ del abogado, sin haber superado siquiera el examen de habilitación profesional ), dedicándose principalmente a la actividad del defensor penalista.

Lipera, desde 1997, está inscrito al Colegio Especial de Abogados, admitido en la defensa ante la Corte di Cassazione ( Tribunal Supremo español ) y en las restantes instancias superiores.

La sede principal del Despacho se ha quedado en Catania, pero, desde 2004, empujado por el entusiasmo de sus jóvenes alumnos, el Abogado Lipera abrió, a dos pasos del Palazzaccio, un segundo despacho también en Roma, con el objetivo declarado de convertirse en punto de referencia de los colegas italianos y europeos que sienten la necesidad de colaborar en la defensa ante la Corte Suprema di Cassazione ( Tribunal Supremo), así como ante las demás instancias superiores en general, y también para las simples domiciliaciones en la capital, ante cualquier tribunal.